Eric Olivera

logotip

Profesional

Ya desde pequeño, Eric Olivera tuvo inquietudes profesionales y ganas de trabajar, con solo 10 años ya entraba detrás de la barra de la casa cultural donde bailaba y ayudaba en múltiples tareas, ya fuera limpiando las tazas y vasos, como atendiendo y sirviendo refrescos. Aunque no fue hasta el 2011 que no trabajó contractualmente.

eric olivera De joven, para comprender la importancia del dinero, su gestión y lo que costaba ganarlo; cada verano iba a trabajar un mes en la obra con su padre y con 17 años empezó a ayudar a su madre en la oficina, encargándose primero de la faena más sencilla y burocrática.
Cuando sus padres iniciaron la aventura de construir su primera promoción inmobiliaria, Eric Olivera hacía equipo con su madre en todo lo relacionado con la gestión de la promoción, burocracia, gestión con proveedores, negociación con entidades financieras, ayuntamientos, etcétera.

Durante el último año de carrera, la empresa Caprabo S.A., pidió a ESCODI que elaborara un informe de los cambios de consumo en los últimos 50 años como celebración del 50 aniversario de la empresa. La universidad asignó dicha tarea a dos alumnos de segundo curso y dos de último, entre los que se encontraba el E. Olivera. Tras la presentación en los medios de comunicación de los resultados del estudio, varios de los dirigentes de la empresa conocieron a Eric Olivera. Pasados pocos meses se asignaron las prácticas en empresa a los alumnos y tanto la universidad como Caprabo manifestaron mucho interés en que él hiciera dichas prácticas con ellos. La única condición que puso Eric Olivera fue la de poder seleccionar el departamento. Escogió el departamento logístico, ya que era la parte que menos conocía y dominaba. Una vez finalizado el periodo de prácticas, y tras aprender muchos conocimientos nuevos, no había vacante disponible para él en la empresa.

Durante dos meses, y tras no encontrar trabajo relacionado con sus estudios, estuvo trabajando en un bar. Allí descubrió su don de gentes, su capacidad de empatizar con sus clientes y la facilidad que tenia para fidelizarlos. Y simultáneamente hacia una de las prácticas más habituales en el Sr. Olivera, analizar el comportamiento de los consumidores, por qué actúan de una manera concreta, en qué horarios se agrupan los distintos perfiles de clientes, etc.
Este trabajo se prolongó sólo durante dos meses, no por despido, sino por una finalización contractual voluntaria debido a las malas condiciones laborales, especialmente económicas.
Cuatro meses después recibe una llamada de su antiguo jefe de prácticas ofreciéndole la posibilidad de trabajar en Caprabo. Su antiguo jefe lamentaba que la vacante fuera en una posición mucho más baja de lo que él había estudiado ya que era en almacén, de noche y por empresa de trabajo temporal. Aunque realmente el hecho de trabajar en el almacén y de noche no le fascinaba, él vió la oportunidad de conocer la parte logística más táctica, y quería averiguar si sabría superar esta prueba que le ponía el destino.


∨ leer más